El verdadero erotismo no conoce de límites

Hay que rendirse ante el flujo primordial de la naturaleza para liberar al erotismo de la lógica del mercado y de los esterilizantes de la razón.

El objetico principal del amor es la ingestión de la Galaxia. Una conspiración para la transmutación. El mismo implica una sexualidad no ordinaria. El mundo anglosajón post-Protestante canaliza toda su sensualidad reprimida hacia la publicidad, dando vida a mojigatos histéricos o clones promiscuos.

db51e0e13f3fc61bf1a184d80af67eca_L

Hay que quitarle al erotismo los engranajes del capitalismo y tener relaciones eróticas no sólo entre hombres y mujeres (y hombres y hombres y mujeres y mujeres y todas las variaciones), sino también con árboles, flores, animales, montañas, estrellas y galaxias. El amor, si es, está en todas partes.

Si queremos experimentar la infinita energía del amor sexual, la divinidad salvaje de nuestros cuerpos en éxtasis, debemos liberarnos de la economía del amor. Para ello, el amor no debe ser escaso. Mientras que en el cosmos salvaje abundan los amantes, la cultura de la comodidad nos ha robado esto. Por lo que nos queda aprender a amarnos, descubrirnos a nosotros mismos como una fuente de placer tal que nos enamoremos de nosotros mismos.

Sigue leyendo

Anuncios

Si quieres cambiar el mundo ama a un hombre

Si quieres cambiar el mundo… ama a un hombre… realmente ámalo…

Ama al hombre cuya alma llame a la tuya con claridad… al hombre que te ve… al que tiene suficiente coraje como para tener miedo…

Acepta su mano y guíala suavemente hacia el fondo de tu corazón donde él pueda sentir tu calidez y descansar… y quemar su pesada carga en tu fuego…

1005702_581458625231878_206333100_n

Míralo a los ojos… encuentra a sus padres y abuelos y esas guerras donde sus espíritus lucharon… en tierras lejanas en tiempos remotos…
encuentra sus dolores y peleas y tormentos y culpas sin juicio… y déjalo todo ir… suéltalo… siente su carga ancestral… lo que busca es un refugio seguro en ti… déjalo derretirse en su firme mirada sabiendo que no necesitas espejar esa furia… porque tienes útero… una puerta profunda y dulce… para lavar y renovar viejas heridas…

Sigue leyendo