Corazón rutinario

Dicen que la rutina mata al amor, pero el verdadero amor mata a la rutina.

No es la rutina la que mata el amor, sino la falta de amor la que hace rutinaria la convivencia.

La rutina es una consecuencia de lo que se vive sin apasionamiento; los que aman viven apasionadamente lo repetido y acostumbrado.

"Luego, ella empezó a respirar, y a vivir, y cada momento la llevaba hacia un lugar donde despedirse era difícil de conseguir. Ella estaba enamorada, pero no de alguien o de algo, estaba enamorada de su vida. Y por primera vez, en mucho tiempo, todo la inspiraba." R. M. Drake

“Luego, ella empezó a respirar, y a vivir, y cada momento la llevaba hacia un lugar donde despedirse era difícil de conseguir. Ella estaba enamorada, pero no de alguien o de algo, estaba enamorada de su vida. Y por primera vez, en mucho tiempo, todo la inspiraba.” R. M. Drake

Sigue leyendo

Anuncios