Mi propio Dios en la Tierra

Mis padres me bautizaron, pero cuando mi mamá me mandó a catequesis le dije que eso me aburría y que no quería ir más. Mi mamá, por suerte lo entendió de buena gana y no fui más.

No creo en la religión, pero intento vivir de manera religiosa siendo fiel a mí misma. Esto implica hacerme responsable de lo que digo, hago y siento. Pero si creo en que puede existir ESO que nos da la posibilidad de elegir cómo vivir en la Tierra. Nosotros somos los creadores de nuestra vida y podemos vivirla como queramos.

Oh Dios- Pintura Persa- Farshchian.preview
A veces me pongo a pensar en lo mucho que nos alejaron de nuestra verdadera naturaleza. Viendo como funciona el mundo natural, los animales, las plantas, los planetas, etc., se podría decir que es un lugar de un equilibrio perfecto. Y cuando miro cómo funciona la sociedad veo caos total. Lo hecho por el hombre generalmente está corrupto, mientras que lo natural sigue su ritmo armónico.

Sigue leyendo

Anuncios

A la soledad la llevo en mi nombre

Sí, me llamo Viviana Soledad; desde chica no me quedó otra que llevarme bien con mi nombre, tuve que aceptarlo.

Ahora que lo pienso, mi nombre tiene cierto equilibrio. Viviana significa pequeña vivaz y Soledad “Aquella que esta sola” o “Aquella que es única”, la que ama tener momentos a solas. Para aprender a vivir, se necesita tiempo con uno mismo.

67634_578303208875003_1981143184_n

Mi mamá, quién me dio la vida, eligió Viviana, mi papá que me ayudó a aceptar y comprender, eligió Soledad. La soledad no excluye la vida, al contrario, llegamos a comprender la vida a través de ella.

¿Qué es la soledad? ¿Quién es solitario? Aquel que ya no necesita ser necesitado, aquel que no busca su significado en el otro, en las respuestas de los demás. ¡No! Aquel al que si le das tu amor, te lo agradecerá pero si no se lo das seguirá siendo tan bueno como siempre.

Sigue leyendo

Con propia fuente

El otro día una compañera de máster miró mi cuaderno y me dijo “Tienes tu fuente propia”.

Imagen

Esto me hizo acordar, a su vez, a un día que el profesor de sociología, mientras cursaba la carrera de periodismo, estaba entregando las notas, y cuando llegó mi turno me dijo: “Schafer, su parcial excelente, pero para entenderlo lo tuve que leer tres veces.” Y una amiga le contestó: “Profesor, es que a ella le va más rápido la cabeza que la mano”.

Sigue leyendo