Seguir adelante

Nuestra soledad produce la misma embriaguez que nuestro amor.

Cada vez que estamos juntos, creamos un nuevo mundo.

13181500_172708326458178_1674321789_n(1)
Cada vez que nos alejamos, construimos nuevas vidas funcionando como semáforos el uno para el otro.

Aunque lo transitemos de distinta manera, formamos parte del mismo camino.

Sigue leyendo

Anuncios

Nunca más fui la misma

Tengo que confesar que no soy de esas mujeres enamoradizas. Más bien, todo lo contrario. Son pocos los hombres que llaman mi atención. Entonces me surgieron dos preguntas: ¿Cómo y cuándo sé que estoy enamorada?

11021144_10152561173376082_2986262965655879933_n

Intentando dar con la respuesta, tratando de encontrar ciertos momentos que me indicaran algo, recordé un momento puntual, en dos ocasiones y tiempos diferentes. Una estando en una relación, la otra, en una de esas veces que la vida te pone ante situaciones que no pueden ser nombradas.

Sigue leyendo

La soledad que sana

Para la mayoría de la gente la palabra soledad es sinónimo de fracaso. La vida no es otra cosa que un entramado de relaciones. Las relaciones existen queramos o no, entonces ¿por qué nos obsesionamos tanto con algo que existe independientemente de nosotros?

11698701_10152817275216082_4899990272625587878_n

Una relación da igual si no sabemos cómo relacionarnos. Hay personas que salen de una relación y se meten en otra o buscan algún cuerpo para llenar un vacío que creen que el otro les dejó.

Sigue leyendo

Tu vida a mi lado

Carta para el hombre que quiera acompañarme

Primero debería serte sincera y decirte que no necesito nada de vos; si decidí estar a tu lado es porque simplemente veo algo en vos que me hace querer profundizar en tu ser y tu presencia me hace feliz.

También me gustaría que entiendas que no hace falta que hagas nada para hacerme feliz. Todo lo que hagas lo tenés que hacer por vos y porque querés hacerlo. Yo me voy a sentir feliz por el solo hecho de que quieras estar conmigo.

Es importante que sepas que tampoco espero nada, que no quiero que actués de ninguna forma para tratar de gustarme, con que seas vos mismo me alcanza. Lo que si, te pido por favor, que te acerques a mí porque realmente querés estar conmigo, para respetarme, cuidarme y quererme.

1488090_615270141862247_653010760_n

No me gustaría para nada y me sentaría fatal que estuvieras conmigo porque estás aburrido, porque tenés miedo a la soledad, porque no tenés nada mejor que hacer, etc. Eso a la larga saldría a la luz y me marchitaría como una flor.

Yo solo voy a dejar que te acerques a mí porque quiero compartir mi vida con vos. No te voy a prometer cosas que no sé si voy a poder cumplir y tampoco quiero que me prometas nada. Quiero que disfrutemos y que contruyamos buenos momentos, los disfrutemos con todo nuestro ser, y si mañana tenemos ganas de seguir haciéndolo mucho mejor.

No quiero que me digas que me vas a amar por siempre, con que me digas que hoy me querés y me lo demuestres ya va a ser suficiente; eso va a permitir que todo se desenvuelva de una manera simple y pueda ir creciendo momento a momento.

Sigue leyendo

¿Por qué un hombre ama a una mujer?

Porque ella lo inspira.

No la ama por el sexo, sus habilidades sociales, cocinar bien o por ser buena madre.

Estas cualidades apoyan su anhelo más profundo.

Él la ama porque ella puede sacarlo de lo mundano.

Un hombre es atraído por una mujer que puede darle lo que le falta o ayudar a desarrollar diferentes aspectos de sí mismo.

Se siente atraído a una mujer porque lo puede llevar a un nivel distinto de experiencia.

enamorados

Quiere que lo ponga en un estado donde el conflicto pueda ser removido y lo lleve a la relajación.

La ama porque lo puede llevar a la eternidad y experimentar su ser infinito.

Esta es la base principal para una relación de largo plazo. El hombre quiere compañía.

Sigue leyendo

Loading… En proceso de maduración

Cada uno es el reflejo de lo que hace, lo que siente y de lo que provoca en los demás.

Una vez una amiga me dijo “Babu, vos tenés que empezar a hacerte cargo de lo que generás en los hombres”. La miré con cara de estupor, sólo atiné a decirle “pero si no hago nada” y me quedé pensando en lo que me dijo.

Creo que hace unos años empecé a entender lo que realmente me quiso decir. Capaz que nunca me hice cargo de lo que generé en el otro, hoy siento que ese fue mi gran error en mis contadas relaciones de pareja y en el resto de mis historias.

1381390_479325218831936_1299037186_n

“Sexualmente me enloqueces, sentimentalmente me enamoras”

Lo más probable es que no me hiciera cargo porque eso implica un compromiso que quizás en ese momento no podía tomar ni conmigo ni con el otro. Ser conciente de lo que uno es, hace y genera no es nada fácil, hay que hacer un largo proceso para darse cuenta qué es real y qué no. Hay que verse la cara con el verdadero yo.

Se ve que este proceso lo empecé a hacer una vez que falleció mi mamá. Ahí decidí empezar de cero. A limpiarme, a sanarme, a saber quién soy, etc. Fueron casi 3 años de ir hacia adentro, de descubrirme, de comprenderme, de aceptarme, de encontrarme conmigo misma.

Sigue leyendo

Lo que quiero…

El otro día hablando con una amiga le dije: “No sé si a vos te habrá pasado lo mismo, pero siempre que estuve con alguien me chuparon la energía”.

Si, los hombres que tuve al lado me dejaron sin energía. Sin ganas de nada. Y no tengo ni idea por qué. Pienso que puede deberse a que no eramos compatibles, a que me tenía que esforzar por ser de una manera que no era.

ImagenMuchas veces me doy cuenta que no pido demasiado, con que intenten hacer las cosas bien y no me molesten es suficiente. Disfrutaría mucho de estar con alguien que no me obligue a pensar lo que tengo que decir o hacer, que no se esfuerce en gustarme, que no trate de encajar conmigo. Simplemente que sea él y eso me va a dar la libertad a mí de poder ser yo.

Sigue leyendo