Detrás de la puerta

Un día apareciste sin que te buscara y tu mirada me devolvió a la vida. Dejé atrás las películas y los rollos mentales que me acechaban en ese momento para volver a mí. Me salvaste.

12143188_1036873026344175_4023413310861577823_n

Te convertiste en mi sombra. Te encontraba en los lugares más inesperados. Te miraba con los ojos y te veía con el corazón. Vos tenías ojos para tus dramas emocionales y me veías a través de los vidrios empañados de tu confusión. Quizás sólo puedas verme con claridad en tus fantasías, porque ahí estás a salvo de la realidad.

Te abrí las puertas de mi corazón de par en par; te asomaste, viste lo que había, como era, te sentiste a gusto, pero decidiste cerrarla y quedarte en la puerta. Aún teniendo el picaporte en la mano para abrirla, nunca te atreviste a pasar del umbral.

Sigue leyendo

Anuncios