El perro y la luna

Todas las noches el perro se sienta a mirar la luna y aúlla reclamando al sol.

perro pensamiento del dia

Es consciente que para que llegue el día, tiene que enamorarse también de la noche.

Sigue leyendo

El perro y el sol

Había una vez un perro que se enamoró completamente del sol. Él era feliz los días en que Febo iluminaba con sus rayos, ya que sabía que salía de paseo, podía correr por los parques, y hacer todas las cosas que le gustaban. Y allí arriba estaba él, mirándolo, dándole su amor incondicional.

Un día el perro se encontró con un genio, el cual decidió concederle un deseo. El perro pidió ser humano porque pensó que de esa manera podría estar más cerca de su amor. Deseo concedido. De golpe una tormenta enorme azotó la ciudad, y cuando dejó de llover, el perro era un hombre. Un hombre muy apuesto.

216104_10150156200266082_8016073_nPasada la tormenta, salió el sol, que se sintió muy triste y deprimido por no encontrar a su amigo perro que lo miraba tiernamente desde la Tierra. A partir de ese momento nació el invierno. Los días se hicieron más cortos, porque el sol ya no tenía fuerzas para brillar.

Una semana donde no paraba de llover, un ángel se acercó al sol y le preguntó porqué se escondía. Le contó su triste historia y el ángel le concedió un deseo. El sol pidió ir con su amado amigo perro.

Sigue leyendo

*Te deseo*

10746_506328272746515_676654654_n

Te deseo primero que ames,
y que amando, también seas amado.
Y que, de no ser así, seas breve en olvidar
y que después de olvidar, no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así, pero que sí es,
sepas ser sin desesperar.

Te deseo también que tengas amigos,
y que, incluso malos e inconsecuentes
sean valientes y fieles, y que por lo menos
haya uno en quien confiar sin dudar

Sigue leyendo

El monje equivocado

Para todos aquellos que amamos a los animales, en especial a los perros.

Una bellísima animación en la cual un monje es interrumpido por un perro; este disgustado por la desconcentración que le causa el animal le tira la pelota muy lejos. Ese día el monje va a descubrir el verdadero significado del compañerismo.

Los animales son sabios y siempre están dispuestos a compartir su tiempo con nosotros.

Hagamos lo mismo con ellos y brindémosles el tiempo necesario. Un animal al que se le presta atención es un animal bien educado y feliz.