Nunca más fui la misma

Tengo que confesar que no soy de esas mujeres enamoradizas. Más bien, todo lo contrario. Son pocos los hombres que llaman mi atención. Entonces me surgieron dos preguntas: ¿Cómo y cuándo sé que estoy enamorada?

11021144_10152561173376082_2986262965655879933_n

Intentando dar con la respuesta, tratando de encontrar ciertos momentos que me indicaran algo, recordé un momento puntual, en dos ocasiones y tiempos diferentes. Una estando en una relación, la otra, en una de esas veces que la vida te pone ante situaciones que no pueden ser nombradas.

Sigue leyendo

Anuncios

Corazón consciente

Nada ni nadie puede borrarse del corazón. Una vez que tocamos a alguien y fuimos tocados a cambio, una vez que lo abrazamos y fuimos abrazados a cambio, que lo reconocimos y lo dejamos entrar, queda un recuerdo imborrable en el corazón; no importa lo mucho que intentemos olvidarlo, no importa lo mucho que tratemos de alejarlo. Somos inseparables de todo lo que experimentamos y de todo lo que huimos.

11174806_10152680446026082_3605884864200213192_n

El corazón no conoce de tiempo, ni de ausencia, ni de separaciones, ni de errores, por eso somos perseguidos por todo aquello que evitamos, por esa misma razón es que estamos hechizados por el pasado hasta que lo enfrentamos.

Sigue leyendo

Buceando en las profundidades

Para descubrir la verdad hay que llegar al fondo de uno mismo. Hay que bucear por ese mar de contradicciones, de constantes polaridades.

Y en ese navegar, en esa búsqueda es cuando nos damos cuenta que estamos completamente equivocados. Que muchas veces creemos cosas o tenemos cosas en la cabeza que no son nuestras y lo peor es que en ellas se nos va la vida.

Tal vez estas vacaciones me vinieron muy bien para cerrar ciertos temas que tenía que resolver. Por fin puedo aceptar y reconocer que todos mis conceptos sobre el amor fueron derrumbados de un soplido. Y más que tristeza, esto me da alegría.

Imagen

Porque sé que no sé nada, y creo que tampoco hay que saberlo. Más bien hay cosas que hay que experimentarlas, descubrirlas sin suponer, sin tener ideas al respecto. Es duro reconocer que uno vivió equivocado. Pero todo este tiempo que estuve sola me sirvió para ir cambiando todas estas hipótesis erradas.

Sigue leyendo