Encuentros de autoconocimiento e investigación de mujeres

Encontrarte – Encuentros de autoconocimiento e investigación de mujeres

El Arte del encuentro con la energía femenina

EncontrArte

“Reescribe la historia de tu vida”: Taller de comunicación consciente, expresión creativa, intuición emocional y sensibilidad energética.

El propósito de estos encuentros es comenzar a reconocernos como mujeres valiosas, capaces de trascender nuestros miedos, fortaleciendo la expresión de nuestro potencial creativo y de nuestra sensibilidad, aceptándonos incondicionalmente.

Compartiendo nuestras experiencias vitales, nuestras dudas, miedos, asuntos cotidianos y problemáticas diarias, vamos a realizar un viaje por nuestra historia personal para no heredarles a nuestros hijos traumas no resueltos, transformando nuestra vida en una experiencia plena y consciente.

Sigue leyendo

Anuncios

Nunca más fui la misma

Tengo que confesar que no soy de esas mujeres enamoradizas. Más bien, todo lo contrario. Son pocos los hombres que llaman mi atención. Entonces me surgieron dos preguntas: ¿Cómo y cuándo sé que estoy enamorada?

11021144_10152561173376082_2986262965655879933_n

Intentando dar con la respuesta, tratando de encontrar ciertos momentos que me indicaran algo, recordé un momento puntual, en dos ocasiones y tiempos diferentes. Una estando en una relación, la otra, en una de esas veces que la vida te pone ante situaciones que no pueden ser nombradas.

Sigue leyendo

Enfrentarnos a la verdad nos hace sentir… ¡Humanos!

A los tres años me desgarré la vagina.

1957985_511303002311676_1153548912_n

A los cinco un compañerito del jardín me tiraba en el piso, se ponía arriba mío, no me dejaba moverme y me daba besos mientras yo luchaba para sacármelo de encima.

1620973_511303052311671_863586571_n

No recuerdo la edad, pero entre seis a ocho años, un día jugando con una amiga vino un hombre grande, se bajó los pantalones y nos mostró su miembro, y salió corriendo cuando nosotras llamamos a nuestros papás.

1920505_511303032311673_98017216_n

A los nueve años, un día jugando a la rayuela en el recreo, un nene más chico que yo, me tocó la cola al grito de ¡Qué cañoncito! Fui a hablar con mi maestra, con su maestra, con la directora y lo hice firmar el libro de disciplina. Cuando le conté a mi mamá lo sucedido, me dijo querés que vaya a hablar con la maestra, le comenté todo lo que había hecho, le agarró risa y me dijo: “Con vos no se va a meter nadie”.

1978905_511302998978343_643395610_n

Ya con más de veinte, sufrí dos persecuciones de más de 15 calles de dos hombres, que uno casi me agarra. Y no era para robarme justamente. Estaba casi a punto de alcanzarme y agarrarme el hombro cuando, no sé que pasó, pude salir impulsada hacia adelante, alejarme lo suficiente como para llamar a mi mamá con el móvil. Una vez que salió a la puerta ya me quedé más tranquila.

10006511_511308198977823_763351016_n

Con más de 20, fuimos a una fiesta con amigas en donde varios chicos nos metieron mano por todo el cuerpo. Les proporcionamos pisotones, patadas, codazos, hasta deshacernos de ellos.

10006318_511303068978336_2130290337_n

Con 23, viví con mi novio en España, cuando lo dejé no se quería ir de mi casa. Casi me pega y me lo hacia pasar mal por las noches. Hasta que un día me cansé de estar psicológicamente arruinada y le dije o te buscás algo vos o te lo busco yo pero acá no te quiero más. Me contestó que había venido por mí y que se quedaba conmigo. Entonces le respondí: “¿Te apunté con una pistola para que vinieras? Elegiste venir, hacete cargo de tus malas decisiones. A los días se fue de casa.

1653509_511303028978340_1881249217_n

Es incómodo que te traten como un objeto. Te deshumaniza.

1604409_511303005645009_1767157521_n

Sigue leyendo

Esto de tener hormonas

Sí, las mujeres más que emocionales somos hormonales. Ni hablar de los días previos a la regla.

Lo ves todo negativo, todo es un drama, no hay ni blancos ni grises, sólo negro, llorás por cualquier pavada, todo te molesta, te sentís insegura, tenés ganas de mandar a la mierda a todos y de matar a alguien.

hormona
Todo esto lo hacen las hormonas. Creo que los hombres nunca lo van a poder comprender del todo. Ellos no pasan por cambios tan drásticos como nosotras. Llega un momento de tu vida en que te crecen los pechos, se te afina la cintura, se te ensanchan las caderas, tenés un culo firme, vas caminando por la calle y la mayoría de los hombres te miran como si te fueran a devorar.

Pasa el tiempo, los pechos y el culo dejan de estar firmes y parados, tenés la cintura de un lavarropas, las caderas de un violoncello, y aún así ellos te siguen mirando con igual cara de babosos.

Sigue leyendo

Las mujeres que no encajan demasiado

Hay mujeres que vivimos nuestras vidas sin encajar en los parámetros que se esperan de nosotras o no acatamos los mandatos sociales: ya sea porque no vivimos como una necesidad o una obligación formar una familia, elegimos novio con cama afuera o somos felices sin novio… en cualquiera de estos casos no estamos bien.

Imagen

Pienso que la verdadera libertad reside en estar desapegado de cualquier necesidad. Y también creo que no es lo mismo ser libre que ser liberal.

Sigue leyendo