Dejar que el amor nos penetre

El sexo es un idioma que inventamos junto a otra persona para que el lenguaje de nuestros cuerpos y nuestras almas se compenetren y entiendan mejor.

Es nuestra forma de expresar nuestros sentimientos más profundos, es por eso que deberíamos dejar que el amor nos penetre.

13108644_568203596674604_2061957270_n(1)

El sexo consciente es una forma de vida… y la vida es muerte. En él experimentamos la vida y la muerte, quizás ese sea el motivo por el que le tememos a la intimidad.

Es una forma de morir a uno mismo y entregarse al otro. Es desaparecer en el cuerpo del otro, fundirse con ese otro yo.

Sigue leyendo

Muerte y resurrección

Hoy por fin puedo abrazarme e integrar en mí todo aquello que creía que era y nunca fui.

12540686_10153165506366082_1244784905968187042_n

Puedo entender por qué no queremos ser libres. La libertad implica morir a uno mismo, dejar atrás nuestra personalidad para volver a ser lo que un día fuimos.

Sigue leyendo

Alma mía

Desde que nací estuve muriendo. Crecí dejando de ser incontables veces, tanto es así que arrastro conmigo un cementerio de egos. Uno nace realmente el día que posee ALMA.

Mi misión durante todo este tiempo fue despertar a mi alma y aprender a vivir a través de ella.

En el mundo hay muchas personas, pero pocos seres humanos. Y un ser humano es aquel que vive y trabaja desde y para su espíritu y ayuda a nacer el alma de los demás.

1391984_679066718779373_1050911250_n
Si encontrara un alma como la mía seguramente no haría falta hablar. No haría falta contarle que un nuevo mundo es posible, que hay otra forma de vivir: con claridad, honestidad y apertura. Mi alma ya se instaló en él.

Para nacer tanto en el mundo terrenal como en el espiritual, hay que dejar la comodidad que nos brinda nuestra zona de confort. Seguramente todo lo que conocíamos hasta ahora, empiece a cambiar de significado.

Sigue leyendo

Poniéndonos al día

¡Feliz cumple má! Creo que llegó el momento de que escriba. Desde que te fuiste que no te cuento nada. Es raro no verte, pero no puedo decir que te extraño. Tal vez porque te siento cerca, siempre presente.

Lo primero que quiero que sepas (aunque imagino que ya lo sabrás) es que tuviste una nieta, se llama Olivia, justo hoy cumple 5 meses y es un sol. En el día del libro y en el día de tu cumpleaños ella se ríe con una flor en la cabeza. Es muy parecida a Pablo y tiene tu mirada. Mireia es una madraza y Pablo es un buen papá. Le escribió una canción y a ella le encanta que le toque la guitarra.

IMG-20140423-WA0000

Desde que emprendiste tu vuelta a casa, yo emprendí la mía. Estoy viajando cada vez más adentro mío. Es un viaje cuesta arriba, pero que da sus frutos. Hoy me conozco más a mí misma y aprendo mucho de los demás. Tu partida hizo que perdiera todos mis miedos. Creo que no hace falta que te diga que me gustaría estar allá con vos, pertenezco más a ese reino que a este. Pero por alguna razón estoy acá y voy a aprovecharla al máximo.

Hoy en día ya no pienso demasiado. ¡Siento! Y cuando me siento mal tomo decisiones enseguida para no sentirme así. Evidentemente ya la pasé muy mal como para perder más tiempo. Seis meses después de tu muerte, dejé el trabajo, dejé el país, abandoné todo y me vine para España. Antes me tomé un mes de vacaciones por Italia, que necesitaba descansar.

Sigue leyendo

La fotografía erótica de Nobuyoshi Araki

NobuyoshiAraki

Nobuyoshi Araki es uno de los artistas japoneses más reconocidos en el mundo por su fotografía perturbadora, polémica y para algunos tétricamente pornográfica.

Araki juega con el sexo y la muerte, ya que sabe que no hay nada que cause mayor impresión al ser humano que estas dos experiencias, dos caras de la misma moneda, explotando esta relación para hacer que el espectador se vea estimulado, encantado y al mismo tiempo repelido, retratando mujeres colgadas, reptiles y flores vulviformes.

¡A estimularse!

Sigue leyendo

Mi propio Dios en la Tierra

Mis padres me bautizaron, pero cuando mi mamá me mandó a catequesis le dije que eso me aburría y que no quería ir más. Mi mamá, por suerte lo entendió de buena gana y no fui más.

No creo en la religión, pero intento vivir de manera religiosa siendo fiel a mí misma. Esto implica hacerme responsable de lo que digo, hago y siento. Pero si creo en que puede existir ESO que nos da la posibilidad de elegir cómo vivir en la Tierra. Nosotros somos los creadores de nuestra vida y podemos vivirla como queramos.

Oh Dios- Pintura Persa- Farshchian.preview
A veces me pongo a pensar en lo mucho que nos alejaron de nuestra verdadera naturaleza. Viendo como funciona el mundo natural, los animales, las plantas, los planetas, etc., se podría decir que es un lugar de un equilibrio perfecto. Y cuando miro cómo funciona la sociedad veo caos total. Lo hecho por el hombre generalmente está corrupto, mientras que lo natural sigue su ritmo armónico.

Sigue leyendo

El verdadero erotismo no conoce de límites

Hay que rendirse ante el flujo primordial de la naturaleza para liberar al erotismo de la lógica del mercado y de los esterilizantes de la razón.

El objetico principal del amor es la ingestión de la Galaxia. Una conspiración para la transmutación. El mismo implica una sexualidad no ordinaria. El mundo anglosajón post-Protestante canaliza toda su sensualidad reprimida hacia la publicidad, dando vida a mojigatos histéricos o clones promiscuos.

db51e0e13f3fc61bf1a184d80af67eca_L

Hay que quitarle al erotismo los engranajes del capitalismo y tener relaciones eróticas no sólo entre hombres y mujeres (y hombres y hombres y mujeres y mujeres y todas las variaciones), sino también con árboles, flores, animales, montañas, estrellas y galaxias. El amor, si es, está en todas partes.

Si queremos experimentar la infinita energía del amor sexual, la divinidad salvaje de nuestros cuerpos en éxtasis, debemos liberarnos de la economía del amor. Para ello, el amor no debe ser escaso. Mientras que en el cosmos salvaje abundan los amantes, la cultura de la comodidad nos ha robado esto. Por lo que nos queda aprender a amarnos, descubrirnos a nosotros mismos como una fuente de placer tal que nos enamoremos de nosotros mismos.

Sigue leyendo