En manos del universo

Para entender lo que digo, tendrías que escucharme con tu alma, dejar de lado tu mente y lo que oyen tus oídos.

13259542_1248444625183490_709814590_n
Para poder escuchar lo que dice mi alma, primero tendrías que aprender a escuchar la música de la tuya.

Sigue leyendo

Anuncios

Esquivando nuestros miedos

El astro rey emite sus rayos con la misma fuerza
con la que esquivamos nuestros miedos.

12818916_1737358133165378_2080455762_n
Yo prefiero no saber más de ti
por miedo a que me sigas rechazando,
a descubrir que ya no sientes nada por mí,
o, peor, darme cuenta de que te estoy olvidando.

Sigue leyendo

Corazón consciente

Nada ni nadie puede borrarse del corazón. Una vez que tocamos a alguien y fuimos tocados a cambio, una vez que lo abrazamos y fuimos abrazados a cambio, que lo reconocimos y lo dejamos entrar, queda un recuerdo imborrable en el corazón; no importa lo mucho que intentemos olvidarlo, no importa lo mucho que tratemos de alejarlo. Somos inseparables de todo lo que experimentamos y de todo lo que huimos.

11174806_10152680446026082_3605884864200213192_n

El corazón no conoce de tiempo, ni de ausencia, ni de separaciones, ni de errores, por eso somos perseguidos por todo aquello que evitamos, por esa misma razón es que estamos hechizados por el pasado hasta que lo enfrentamos.

Sigue leyendo

La palabra, ese instrumento capaz de cambiar todo

Las palabras no sólo sirven para formar oraciones y permitir comunicarnos, sino más bien sirven para crear intención.

El poder de la intención que tiene la palabra es infinito.

Para poder formar las oraciones con las que nos vamos a comunicar, primero debemos elegir las palabras que vamos a utilizar, el tono con el que las vamos a decir, el enfoque con el que las vamos a escribir. Y hasta se pueden inventar.

971333_647683611941268_1736659543_n

Si, hay una gran similitud entre las palabras y el malabarismo. Las palabras son el instrumento para generar patrones de estímulo-respuesta dentro de un tiempo y espacio. Cuanto más hábil seas con su uso, más fácil es obtener una respuesta a tiempo. Y por supuesto esto genera patrones de conducta en el ser humano.

La palabra sirve para aliviar, consolar y sanar un dolor o una pena; para comprender, aceptar y enfrentar un problema; para persuadir, hacer entrar en razón y convencer a una persona de que haga o no haga algo; para juzgar, hacer sentir culpa y manipular las acciones de otro.

En fin, pueden servir para transformar o destruir.

Sigue leyendo

Mi propio Dios en la Tierra

Mis padres me bautizaron, pero cuando mi mamá me mandó a catequesis le dije que eso me aburría y que no quería ir más. Mi mamá, por suerte lo entendió de buena gana y no fui más.

No creo en la religión, pero intento vivir de manera religiosa siendo fiel a mí misma. Esto implica hacerme responsable de lo que digo, hago y siento. Pero si creo en que puede existir ESO que nos da la posibilidad de elegir cómo vivir en la Tierra. Nosotros somos los creadores de nuestra vida y podemos vivirla como queramos.

Oh Dios- Pintura Persa- Farshchian.preview
A veces me pongo a pensar en lo mucho que nos alejaron de nuestra verdadera naturaleza. Viendo como funciona el mundo natural, los animales, las plantas, los planetas, etc., se podría decir que es un lugar de un equilibrio perfecto. Y cuando miro cómo funciona la sociedad veo caos total. Lo hecho por el hombre generalmente está corrupto, mientras que lo natural sigue su ritmo armónico.

Sigue leyendo

La importancia de la narrativa

La narrativa de tu propia vida y su relación con tu salud mental

¿Por qué será que nos gusta tanto contar y oír historias? ¿Por qué será que las historias nos atrapan, nos conmueven, nos interpelan…? Supongo que será porque nosotros estamos conformados por historias. Seguramente sea porque somos seres temporales con el deseo de ser inmortales en nuestro interior.

No hace mucho tiempo que la psicología descubrió la importancia que tiene la narración para nuestra propia identidad, nuestra salud mental y para nuestra correcta adaptación al mundo y a los demás.

Nuestra mente funciona prestando más atención a las verdades narrativas que a las verdades históricas. La salud mental parece estar estrechamente relacionada con nuestra capacidad para crearnos historias narrativas apropiadas para nuestra propia vida, necesitando de un proceso diario para observar los patrones de las historias que nos contamos a nosotros mismos, más allá de su contenido superficial.

De esta manera seremos capaces de experimentar cambios en la manera que observamos el mundo, comenzando a editar nuestra historia, lo que nos va a permitir eliminar o disminuir nuestros bloqueos internos.

Más allá del deseo

El amor no es una cosa de la mente, ¿verdad? No es tan sólo el acto sexual. El amor es algo que la mente no puede concebir; es algo que no puede ser formulado. Y ustedes se relacionan sin amor, se casan sin amor. Por consiguiente, en ese matrimonio, se “amoldan” el uno al otro. ¡Linda expresión! Se amoldan el uno al otro, lo cual es, obviamente, un mero proceso mental, intelectual, ¿no es así? Todo amoldamiento lo es.

389242_467723253315184_1868314623_n

Pero el amor es, por cierto, incapaz de amoldarse. Ustedes saben señores, que si aman a alguien no hay “amoldamiento”, ¿verdad? Sólo hay comunión completa. Únicamente cuando no hay amor comenzamos a amoldarnos. Y a este amoldamiento, lo llamamos matrimonio. De aquí que el matrimonio fracase, porque es la fuente misma del conflicto, una batalla entre dos personas. Es un problema extraordinariamente complejo, como todos los problemas, pero más aún a causa de la fuerza que tienen los apetitos, los instintos.

Sigue leyendo