En manos del universo

Para entender lo que digo, tendrías que escucharme con tu alma, dejar de lado tu mente y lo que oyen tus oídos.

13259542_1248444625183490_709814590_n
Para poder escuchar lo que dice mi alma, primero tendrías que aprender a escuchar la música de la tuya.

Sigue leyendo

Anuncios

*Soledades*

soledad_y_tristeza_by_magdalena2201

Ellos tienen razón
esa felicidad
al menos con mayúscula
no existe
ah pero si existiera con minúscula
sería semejante a nuestra breve
presoledad

después de la alegría viene la soledad
después de la plenitud viene la soledad
después del amor viene la soledad

Sigue leyendo

Con los cincos sentidos

Tener un cuerpo desnudo enfrente dispara todos los sentidos.

El olor que emana por los poros, la suavidad de la piel al tacto, la belleza y la armonía que entra por los ojos, el sonido de los acelerados latidos del corazón y de los gemidos, y el sabor que se desprende del sudor y de los diversos fluídos no se puede comparar con nada.

frase-el-mundo-es-como-aparece-ante-mis-cinco-sentidos-y-ante-los-tuyos-que-son-las-orillas-de-los-mios-miguel-hernandez-151037

Todos estos sentidos ayudan a desarrollar una mejor comunicación, confianza y conocimiento, además (si se utilizan correctamente) de aumentar el placer y la tensión en el otro.

Nuestros sentidos terminan donde comienzan los del otro.

Sigue leyendo

Lo distante pide a gritos quedarse….

Una mujer mirando al mar

Es como ver a través de los ojos de alguien su alma mucho antes de que él o ella misma lo haya descubierto. O como si de repente quisieras atrapar esos instantes que rápidamente se materializarán. Es como sentir un poco más de la cuenta y saber que eso no cuenta. Son relojes que no están en la misma hora, que van a destiempo.

Y entonces vas comprendiendo que es tan necesario aprender a conservar lo que llega a nuestra vida como dejar correr el agua que escapa a través de nuestras manos. Lo distante permanece lejano, y lo lejano no nos pertenece, sino que siempre nos es ajeno. Lo distante pide a gritos quedarse, pero nada podemos hacer mientras permanezca observando desde la orilla por no atreverse a navegar nuestro mar. 

Y mientras tanto el desafío será no dejar de ser mar…..

Imagen

 

 

 

Ver la entrada original