Aparecemos y desaparecemos, estamos de paso

El otro día fui al cine a ver Antes del atardecer. La película es un poco lenta, pero tiene unos diálogos imperdibles. Hay una escena donde están almorzando 3 parejas jóvenes y dos personas mayores, una mujer y un hombre, ambos viudos, entonces todos cuentan la historia de cómo se conocieron.

Uno de los chicos que estaba en la mesa, le pide a su abuelo que cuente la historia de cómo conoció a su abuela. Entonces el señor mayor dice que ella siempre le pidió que él se preocupara de él, que si él era feliz, ella también, que en vez de ser uno siempre fueron dos, y que siempre se encontraban en el medio.

Otra de las parejas jóvenes contó que se colonizaban el uno al otro, hasta que le tocó el turno a la mujer mayor que contó que cuando dormían juntos él la abrazaba y ella de esa manera se sentía protegía. Que muchas veces soñaba con él y que no sabía si era realidad o había sido un sueño, que aparecía y desaparecía y que a veces se olvidaba de su cara. Y su conclusión fue: “todos aparecemos y desaparecemos, estamos de paso.”

Imagen

Sigue leyendo

El monje equivocado

Para todos aquellos que amamos a los animales, en especial a los perros.

Una bellísima animación en la cual un monje es interrumpido por un perro; este disgustado por la desconcentración que le causa el animal le tira la pelota muy lejos. Ese día el monje va a descubrir el verdadero significado del compañerismo.

Los animales son sabios y siempre están dispuestos a compartir su tiempo con nosotros.

Hagamos lo mismo con ellos y brindémosles el tiempo necesario. Un animal al que se le presta atención es un animal bien educado y feliz.