Algo bonito

Últimanente siento que la belleza está perdiendo su verdadero significado; que hay pocas personas que saben reconocerla, saborearla, disfrutarla, y hacerse uno con ella.

Realmente es algo que me preocupa. Mucho más que la política, la economía y la paz mundial. Alguien que no puede admirar algo bello, que no sabe distinguir entre algo bonito de lo que no lo es, nunca podrá disfrutar de nada aunque el Universo le ponga delante lo que más quiere.

Ya falta poco. Todo este viaje está llegando a buen puerto. Es el último portal del sufrimiento. Detrás de la puerta, sólo hay liberación. Lo estamos haciendo. Nacemos de nuevo. Vos y yo. Como siempre. Como antes. Como ahora. Inmortales. En tu mirada me quedo, eterna. Soy eterna cuando te miro porque te miré tantas veces. Ahora tenemos que hacerlo. De una buena vez. Te acompaño, amor. Siempre. Con vos. Unida por un lazo que atrapa lo mejor de vos. Espantada por tu orgullo. Ese que aprendiste a tener para no amarme. Te dicen que no. Me dicen que sí. Y seguiré. Quizás. Impávida ante vos. Queriéndote por las dudas. Soleada. Infinita. Elegantemente tuya. La que vos quisiste. La que te indigna con su luz. Esa. Yo. La mujer de tu vida.

Ya falta poco. Todo este viaje está llegando a buen puerto. Es el último portal del sufrimiento. Detrás de la puerta, sólo hay liberación. Lo estamos haciendo. Nacemos de nuevo. Vos y yo. Como siempre. Como antes. Como ahora. Inmortales. En tu mirada me quedo, eterna. Soy eterna cuando te miro porque te miré tantas veces. Ahora tenemos que hacerlo. De una buena vez. Te acompaño, amor. Siempre. Con vos. Unida por un lazo que atrapa lo mejor de vos. Espantada por tu orgullo. Ese que aprendiste a tener para no amarme. Te dicen que no. Me dicen que sí. Y seguiré. Quizás. Impávida ante vos. Queriéndote por las dudas. Soleada. Infinita. La que vos quisiste. La que te indigna con su luz. Esa. Yo. La mujer de tu vida.

Veo belleza cuando los árboles pierden sus hojas, cuando la lluvia se desliza por los cristales, cuando cambian lentamante los colores del cielo, cuando alguien camina con elegancia, cuando alguien se viste con estilo, cuando mi mirada se encuentra con una sonrisa, cuando alguien disfruta de lo que hace, cuando un niño ríe, cuando un hombre llora, cuando una madre abraza a su hijo, cuando un perro guía a un ciego, cuando el agua del mar me salpica, cuando un caballo salvaje trota por la playa, cuando veo volar una mariposa, cuando aparece el arcoiris en el cielo, cuando la luna se refleja en el mar, cuando los picos de las montañas están nevados, cuando juego con una ardilla, cuando mi abuela me teje un gorro, cuando algo está bien hecho, cuando algo hace que cierre los ojos y respire profundo.

Algo bonito es algo para atesorar. Por eso creo que la belleza más que mirarla es para sentirla. Primero entra por los ojos, pero después es necesario cerrar los ojos, respirar profundo y fundirse con ella. Y gracias a dios belleza hay en todos lados. Las mejores cosas no necesitan ser miradas, sino vividas, sentidas y disfrutadas. Cuando saboreamos y olemos algo muy rico, cuando nos relajamos profundamente, cuando hay mucha luz, cuando cantamos con el corazón, cuando besamos, cuando abrazamos y cuando tenemos sexo cerramos los ojos. Nos entregamos de lleno a la situación. Nos olvidamos de nosotros para sentirnos parte de eso, parte de todo.

 

Sigue leyendo

Anuncios

Nuestro verdadero hogar

No fue más misterioso caminar el misterioso mundo ni buscar en el arte la bendita semejanza con el Creador ni trajinar los laberintos de la mente en busca de respuestas a las preguntas del corazón. No fue más misterioso descubrirme en los otros ni perder, mágicamente el camino de regreso a la que, misteriosamente, era mi casa. No fueron más misteriosos esos misteriosos asuntos que coincidir contigo en este punto del planeta para alimentar al amor, misteriosa razón del universo.

Hands Holding Earth

Nacemos para encontrarnos (la vida es el arte del encuentro), encontrarnos para confirmar que la Humanidad es una sola familia y que habitamos un país llamado Tierra. Somos hijos del amor, por lo tanto nacemos para la felicidad (fuera de la felicidad son todos pretextos), y debemos ser felices también por nuestros hijos porque no hay nada como recordar padres felices. Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la Tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Además, el universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias.

Sigue leyendo

¿Por qué un hombre ama a una mujer?

Porque ella lo inspira.

No la ama por el sexo, sus habilidades sociales, cocinar bien o por ser buena madre.

Estas cualidades apoyan su anhelo más profundo.

Él la ama porque ella puede sacarlo de lo mundano.

Un hombre es atraído por una mujer que puede darle lo que le falta o ayudar a desarrollar diferentes aspectos de sí mismo.

Se siente atraído a una mujer porque lo puede llevar a un nivel distinto de experiencia.

enamorados

Quiere que lo ponga en un estado donde el conflicto pueda ser removido y lo lleve a la relajación.

La ama porque lo puede llevar a la eternidad y experimentar su ser infinito.

Esta es la base principal para una relación de largo plazo. El hombre quiere compañía.

Sigue leyendo

El verdadero erotismo no conoce de límites

Hay que rendirse ante el flujo primordial de la naturaleza para liberar al erotismo de la lógica del mercado y de los esterilizantes de la razón.

El objetico principal del amor es la ingestión de la Galaxia. Una conspiración para la transmutación. El mismo implica una sexualidad no ordinaria. El mundo anglosajón post-Protestante canaliza toda su sensualidad reprimida hacia la publicidad, dando vida a mojigatos histéricos o clones promiscuos.

db51e0e13f3fc61bf1a184d80af67eca_L

Hay que quitarle al erotismo los engranajes del capitalismo y tener relaciones eróticas no sólo entre hombres y mujeres (y hombres y hombres y mujeres y mujeres y todas las variaciones), sino también con árboles, flores, animales, montañas, estrellas y galaxias. El amor, si es, está en todas partes.

Si queremos experimentar la infinita energía del amor sexual, la divinidad salvaje de nuestros cuerpos en éxtasis, debemos liberarnos de la economía del amor. Para ello, el amor no debe ser escaso. Mientras que en el cosmos salvaje abundan los amantes, la cultura de la comodidad nos ha robado esto. Por lo que nos queda aprender a amarnos, descubrirnos a nosotros mismos como una fuente de placer tal que nos enamoremos de nosotros mismos.

Sigue leyendo

*Carta de creencia*

Imagen

1

Entre la noche y el día
Hay un territorio indeciso.
No es luz ni sombra:
Es tiempo.
Hora, pausa precaria,
Página que se obscurece,
Página en la que escribo,
Despacio, estas palabras.
La tarde
Es una brasa que se consume.
El día gira y se deshoja.
Lima los confines de las cosas
Un río obscuro.
Terco y suave
Las arrastra, no sé adónde.
La realidad se aleja.
Yo escribo:
Hablo conmigo
—Hablo contigo.

Sigue leyendo