Javier Mascherano: El jefecito humilde

Salido de las inferiores de River Plate, Masche, es uno de los mejores defensores del mundo.

Actualmente el jugadel F.C Barcelona acaba de terminar de jugar el Mundial que se disputó en Brasil de manera superlativa. Sin dudas fue uno de los mejores en todo el torneo.

Después del partido con Bélgica por lo cuartos de final y luego del gol que le tapó a Robben al final del partido contra Holanda, en el cual confesó haberse desgarrado el ano, los hinchas argentinos crearon los #Maschefacts y hubo dos personas que se tatuaron la siguiente imagen

BsnuY5QIgAAxwsm.jpg large

#Loshuevosdemasche emocionaron a propios y ajenos. Se convirtió en héroe nacional.

Sigue leyendo

*Acompañar*

pinturas27

Sólo te puedo acompañar desde mi propio camino.
Sin forzar tu paso ni eludir tu destino.
Solo te puedo acompañar
con el distante y cercano apoyo de mi siliente presencia.
Apoyando tu búsqueda,
acrecentando la ciencia de tu ser irrepetible,
de tu infinita conciencia.

Sigue leyendo

Lo pequeño y lo grande

En la vida existe un valor que permanece muchas veces invisible para los demás, pero que el hombre escucha en lo hondo de su alma: es la fidelidad o traición a lo que sentimos como un destino o una vocación a cumplir.

El destino, al igual que todo lo humano, no se manifiesta en abstracto, sino que se encarna en alguna circunstancia, en un pequeño lugar, en una cara amada, o en un nacimiento pobrísimo en los confines de un imperio.

1004456_591864100857997_11039496_n

Ni el amor, ni los encuentros verdaderos, ni siquiera los profundos desencuentros, son obra de las casualidades sino que nos están misteriosamente reservados. ¡Cuántas veces en la vida me ha sorprendido cómo, entre las multitudes de personas que existen en el mundo, nos cruzamos con aquellas que, de alguna manera, poseían las tablas de nuestro destino, como si hubiéramos pertenecido a una misma organización secreta, o a los capítulos de un mismo libro! Nunca supe si se los reconoce porque ya se los buscaba, o se los buscaba porque ya bordeaban los aledaños de nuestro destino.

Sigue leyendo