La esclavitud del sentimiento

El otro día me encontraba escuchando la radio en el auto, camino a casa, y estaban informando sobre el repentino paro de subtes en la ciudad de Buenos Aires. Cuando miro a mi alrededor, la cola de autos era extensa, y estaba atascada. Me sentí paralizada, llena de indignación. El mundo, mi vida, los transportes, todo se había parado.

A veces siento eso, que TODO está estancado. Principalmente los seres humanos, no avazamos. Siempre estamos viendo de que podemos sacar ventaja, en vez de hacer lo correcto. Cada vez hay más gente que cree que si todo le da igual y no se compromete con nada le va a ir mejor en la vida. ¿Se puede vivir sin un compromiso para con uno mismo?

63007_10151275141726082_1429828282_n

Sigue leyendo

Anuncios