Encuentros de autoconocimiento e investigación de mujeres

Encontrarte – Encuentros de autoconocimiento e investigación de mujeres

El Arte del encuentro con la energía femenina

EncontrArte

“Reescribe la historia de tu vida”: Taller de comunicación consciente, expresión creativa, intuición emocional y sensibilidad energética.

El propósito de estos encuentros es comenzar a reconocernos como mujeres valiosas, capaces de trascender nuestros miedos, fortaleciendo la expresión de nuestro potencial creativo y de nuestra sensibilidad, aceptándonos incondicionalmente.

Compartiendo nuestras experiencias vitales, nuestras dudas, miedos, asuntos cotidianos y problemáticas diarias, vamos a realizar un viaje por nuestra historia personal para no heredarles a nuestros hijos traumas no resueltos, transformando nuestra vida en una experiencia plena y consciente.

Sigue leyendo

Anuncios

Noviembre nos invita a transformar las emociones para conectarnos con el cielo

noviembre-2016

El 26 de julio de 2016 se inició el nuevo año Maya con el propósito de inspirar un trabajo personal y comunitario, bajo la energía de la Tormenta Espectral Azul, símbolo de la transformación y purificación de nuestras emociones para que aprendemos a autogestionarlas.

Para salir ilesos de la transformación de la tormenta necesitamos aprender la maestría del amor hacia nosotros mismos. Este es un año para permitirnos el amor y ser los creadores de nuestra propia transformación.

Sigue leyendo

La fisiología de las emociones: ¿la razón y el pensamiento encuentran expresión en otros órganos más allá del cerebro?

Corazón o Cerebro: ¿Dónde se encuentra el amor?

El corazón tiene cerebro. No es una metáfora.

Se descubrió que el corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo.

El corazón es inteligente, ya que gracias a estos circuitos tan elaborados parece que puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del cerebro; y también puede aprender, recordar e incluso percibir. Existen cuatro tipos de conexiones que parten del corazón y van hacia el cerebro de la cabeza.

La primera conexión es la comunicación neurológica, mediante la transmisión de impulsos nerviosos. El corazón envía más información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, y puede inhibir o activar determinadas partes del cerebro según las circunstancias.

El corazón puede influir nuestra manera de pensar y nuestra percepción de la realidad y por tanto en nuestras reacciones.

La segunda conexión es la información bioquímica, mediante hormonas y neurotransmisores. Es el corazón el que asegura el equilibrio general del cuerpo a través de la  hormona ANF: la homeostasis. Uno de sus efectos es inhibir la producción de la hormona del estrés y producir y liberar oxitocina, conocida como la hormona del amor.

La tercera conexión es la comunicación biofísica, mediante ondas de presión. El corazón envía mensajes al cerebro y al resto del cuerpo a través del ritmo cardiaco y sus variaciones.

Por último, la cuarta conexión es la comunicación energética, mediante el campo electromagnético. Este es el más potente de todos los órganos del cuerpo, 5.000 veces más intenso que el cerebro, pudiendo variar en función del estado emocional. El mismo se vuelve caótico cuando tenemos miedo, frustración o estrés.

Sigue leyendo

Leer ficción nos permite comprender mejor las emociones de otra persona

Entrar en la mente del otro: Leer ficción incrementa empatía

Estudio de la New School for Social Research de Nueva York muestra que leer novelas incrementa y fortalece la empatía y la inteligencia emocional, permitiéndonos comprender mejor a otras personas, especialmente cuando se lee a grandes autores que exploraron los abismos de la naturales humana. ¿Es la ficción la mejor forma de conocer la otredad y compartir estados mentales? Telepatía literaria y transformación de la psique colectiva a través de la metaficción.

Los grandes escritores y escritoras parecen entender con asombrosa y a veces dolorosa claridad las contradicciones más íntimas de la naturaleza humana. No son pocas las obras y los autores que nos descubren y nos detallan situaciones que en ocasiones creemos casi inexplicables, aun y sobre todo más cuando nos suceden a nosotros mismos: los celos, el desengaño amoroso, la felicidad improbable, la pasión desenfrenada, el miedo a vivir, etc. Lo interesante es que entender o tratar de entender estas circunstancias da como resultado un mejor conocimiento de nosotros mismos pero también de los otros. Si entendemos nuestro miedo es posible que seamos más compasivos con el miedo de los demás.

Días atrás la prestigiosa revista académica Science publicó los resultados de un estudio en el que investigadores de la New School for Social Research de Nueva York se preguntaron por el efecto que la lectura de ficción tiene sobre aptitudes como la empatía, la percepción del entorno social y la llamada “inteligencia emocional”.

Sigue leyendo

¿Qué pasa con nuestros cerebros cuando nos comunicamos con otros?

Cuando yo narro una historia y tú escuchas, nuestros cerebros se sincronizan

En algún momento habrás reflexionado sobre la neuro-empatía que se genera en las mentes de dos interlocutores. En un plano más íntimo, cuando leemos sentimos una conexión con el personaje, el protagonista de la narración, que nos está narrando algo; y también habrás notado que cuando hablas con alguien, el proceso de transmisión de información va mucho más allá de la comprensión de las palabras que se están utilizando.

La actividad psíquica es el fundamento que permite la realización del hombre como persona. Todo lo que somos, nuestra vida y comportamiento, dependen de las redes neurales: del sistema de los sentidos y de los diferentes módulos cerebrales, del cerebro antiguo y moderno, que actuando como sistema integrado, holístico, producen todas las funciones psíquicas.

Con el descubrimiento de las llamadas “neuronas espejo” podremos entender cómo la red neuronal “refleja” el mundo, la autoimagen y la imagen de la mente de los otros en la producción evolutiva de un comportamiento social.

Sigue leyendo