Esta boca es mía

A veces cuenta secretos
otras grita en silencio
También desvela misterios
cuando se refleja en tu mirada.

lusciouscumkitten

Foto: lusciouscumkitten

Es capaz de suspirar
cada vez que siente deseo,
de gemir y de jadear
cuando el éxtasis la lleva al cielo.

Sigue leyendo

Anuncios

Ser da miedo: Para ser mujer hay que ser un poco cabrona

Ser uno mismo da tanto miedo como dejar de ser. Pero para llegar a lo primero hay que pasar por lo segundo.

Muchas veces creemos cosas que no son y las tomamos como verdaderas. Voy a dar un ejemplo:

Cuando empezamos a salir con mi ex novio, tuvimos un par de citas antes de terminar en la cama, y al tiempo de haber consumado el acto me dijo: “Pensé que ibas a ser aburrida en la cama”.

547836_10202778545774209_1816777525_n

Lo miré y le dije: ¿Se puede saber por qué? Imagino que es porque no me emborracho, ni fumo, ni me drogo, porque no voy de cama en cama, ¿si no sos así no podés ser buena en la cama, no? ¿Te das cuenta que no todo lo que ves y pensás es como parece? Lo pensó mejor y me preguntó ¿entonces vos te aburrís conmigo? Estás empezando a entenderme, le dije.

La cuestión es que casi toda la sociedad piensa como él. Si no estás en exposición o la venta, no hablás de tus hazañas sexuales, no bebés en exceso, no te drogás en exceso, no tenés adicciones, sos tildada de aburrida y de carecer de habilidades sexuales.

La dulzura, la honestidad, la espontaneidad, hacer sentir bien a otro y tantos otros valores, ya no garpan (no valen para nada). Las mujeres por intentar tener las mismas “libertades” que los hombres y por tener a alguien al lado a cualquier precio perdimos absolutamente nuestro lugar. Sigue leyendo

*Cómo llenarte, soledad*

soledad

Cómo llenarte, soledad,
sino contigo misma…

De niño, entre las pobres guaridas de la tierra,
quieto en ángulo oscuro,
buscaba en ti, encendida guirnalda,
mis auroras futuras y furtivos nocturnos,
y en ti los vislumbraba,
naturales y exactos, también libres y fieles,
a semejanza mía,
a semejanza tuya, eterna soledad.

Sigue leyendo

*Te deseo*

10746_506328272746515_676654654_n

Te deseo primero que ames,
y que amando, también seas amado.
Y que, de no ser así, seas breve en olvidar
y que después de olvidar, no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así, pero que sí es,
sepas ser sin desesperar.

Te deseo también que tengas amigos,
y que, incluso malos e inconsecuentes
sean valientes y fieles, y que por lo menos
haya uno en quien confiar sin dudar

Sigue leyendo

Espasmos simultáneos

Imagen

Acababan de conocerse. Ella estaba tendida en la cama mirando una película de domingo por la tarde, su aspecto delataba reminiscencias de la noche anterior, solo la cubría una camiseta y las bragas, cuando él se sentó frente a ella, sigiloso, a contemplarla. Ella le dirigió una fugaz mirada sugerente, volviendo a posar sus ojos en el televisor.

Sigue leyendo

*Carta de creencia*

Imagen

1

Entre la noche y el día
Hay un territorio indeciso.
No es luz ni sombra:
Es tiempo.
Hora, pausa precaria,
Página que se obscurece,
Página en la que escribo,
Despacio, estas palabras.
La tarde
Es una brasa que se consume.
El día gira y se deshoja.
Lima los confines de las cosas
Un río obscuro.
Terco y suave
Las arrastra, no sé adónde.
La realidad se aleja.
Yo escribo:
Hablo conmigo
—Hablo contigo.

Sigue leyendo

Más allá del deseo

El amor no es una cosa de la mente, ¿verdad? No es tan sólo el acto sexual. El amor es algo que la mente no puede concebir; es algo que no puede ser formulado. Y ustedes se relacionan sin amor, se casan sin amor. Por consiguiente, en ese matrimonio, se “amoldan” el uno al otro. ¡Linda expresión! Se amoldan el uno al otro, lo cual es, obviamente, un mero proceso mental, intelectual, ¿no es así? Todo amoldamiento lo es.

389242_467723253315184_1868314623_n

Pero el amor es, por cierto, incapaz de amoldarse. Ustedes saben señores, que si aman a alguien no hay “amoldamiento”, ¿verdad? Sólo hay comunión completa. Únicamente cuando no hay amor comenzamos a amoldarnos. Y a este amoldamiento, lo llamamos matrimonio. De aquí que el matrimonio fracase, porque es la fuente misma del conflicto, una batalla entre dos personas. Es un problema extraordinariamente complejo, como todos los problemas, pero más aún a causa de la fuerza que tienen los apetitos, los instintos.

Sigue leyendo