Nuestro verdadero hogar

No fue más misterioso caminar el misterioso mundo ni buscar en el arte la bendita semejanza con el Creador ni trajinar los laberintos de la mente en busca de respuestas a las preguntas del corazón. No fue más misterioso descubrirme en los otros ni perder, mágicamente el camino de regreso a la que, misteriosamente, era mi casa. No fueron más misteriosos esos misteriosos asuntos que coincidir contigo en este punto del planeta para alimentar al amor, misteriosa razón del universo.

Hands Holding Earth

Nacemos para encontrarnos (la vida es el arte del encuentro), encontrarnos para confirmar que la Humanidad es una sola familia y que habitamos un país llamado Tierra. Somos hijos del amor, por lo tanto nacemos para la felicidad (fuera de la felicidad son todos pretextos), y debemos ser felices también por nuestros hijos porque no hay nada como recordar padres felices. Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la Tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Además, el universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias.

Sigue leyendo

Anuncios