Alma mía

Desde que nací estuve muriendo. Crecí dejando de ser incontables veces, tanto es así que arrastro conmigo un cementerio de egos. Uno nace realmente el día que posee ALMA.

Mi misión durante todo este tiempo fue despertar a mi alma y aprender a vivir a través de ella.

En el mundo hay muchas personas, pero pocos seres humanos. Y un ser humano es aquel que vive y trabaja desde y para su espíritu y ayuda a nacer el alma de los demás.

1391984_679066718779373_1050911250_n
Si encontrara un alma como la mía seguramente no haría falta hablar. No haría falta contarle que un nuevo mundo es posible, que hay otra forma de vivir: con claridad, honestidad y apertura. Mi alma ya se instaló en él.

Para nacer tanto en el mundo terrenal como en el espiritual, hay que dejar la comodidad que nos brinda nuestra zona de confort. Seguramente todo lo que conocíamos hasta ahora, empiece a cambiar de significado.

Sigue leyendo

Algo bonito

Últimanente siento que la belleza está perdiendo su verdadero significado; que hay pocas personas que saben reconocerla, saborearla, disfrutarla, y hacerse uno con ella.

Realmente es algo que me preocupa. Mucho más que la política, la economía y la paz mundial. Alguien que no puede admirar algo bello, que no sabe distinguir entre algo bonito de lo que no lo es, nunca podrá disfrutar de nada aunque el Universo le ponga delante lo que más quiere.

Ya falta poco. Todo este viaje está llegando a buen puerto. Es el último portal del sufrimiento. Detrás de la puerta, sólo hay liberación. Lo estamos haciendo. Nacemos de nuevo. Vos y yo. Como siempre. Como antes. Como ahora. Inmortales. En tu mirada me quedo, eterna. Soy eterna cuando te miro porque te miré tantas veces. Ahora tenemos que hacerlo. De una buena vez. Te acompaño, amor. Siempre. Con vos. Unida por un lazo que atrapa lo mejor de vos. Espantada por tu orgullo. Ese que aprendiste a tener para no amarme. Te dicen que no. Me dicen que sí. Y seguiré. Quizás. Impávida ante vos. Queriéndote por las dudas. Soleada. Infinita. Elegantemente tuya. La que vos quisiste. La que te indigna con su luz. Esa. Yo. La mujer de tu vida.

Ya falta poco. Todo este viaje está llegando a buen puerto. Es el último portal del sufrimiento. Detrás de la puerta, sólo hay liberación. Lo estamos haciendo. Nacemos de nuevo. Vos y yo. Como siempre. Como antes. Como ahora. Inmortales. En tu mirada me quedo, eterna. Soy eterna cuando te miro porque te miré tantas veces. Ahora tenemos que hacerlo. De una buena vez. Te acompaño, amor. Siempre. Con vos. Unida por un lazo que atrapa lo mejor de vos. Espantada por tu orgullo. Ese que aprendiste a tener para no amarme. Te dicen que no. Me dicen que sí. Y seguiré. Quizás. Impávida ante vos. Queriéndote por las dudas. Soleada. Infinita. La que vos quisiste. La que te indigna con su luz. Esa. Yo. La mujer de tu vida.

Veo belleza cuando los árboles pierden sus hojas, cuando la lluvia se desliza por los cristales, cuando cambian lentamante los colores del cielo, cuando alguien camina con elegancia, cuando alguien se viste con estilo, cuando mi mirada se encuentra con una sonrisa, cuando alguien disfruta de lo que hace, cuando un niño ríe, cuando un hombre llora, cuando una madre abraza a su hijo, cuando un perro guía a un ciego, cuando el agua del mar me salpica, cuando un caballo salvaje trota por la playa, cuando veo volar una mariposa, cuando aparece el arcoiris en el cielo, cuando la luna se refleja en el mar, cuando los picos de las montañas están nevados, cuando juego con una ardilla, cuando mi abuela me teje un gorro, cuando algo está bien hecho, cuando algo hace que cierre los ojos y respire profundo.

Algo bonito es algo para atesorar. Por eso creo que la belleza más que mirarla es para sentirla. Primero entra por los ojos, pero después es necesario cerrar los ojos, respirar profundo y fundirse con ella. Y gracias a dios belleza hay en todos lados. Las mejores cosas no necesitan ser miradas, sino vividas, sentidas y disfrutadas. Cuando saboreamos y olemos algo muy rico, cuando nos relajamos profundamente, cuando hay mucha luz, cuando cantamos con el corazón, cuando besamos, cuando abrazamos y cuando tenemos sexo cerramos los ojos. Nos entregamos de lleno a la situación. Nos olvidamos de nosotros para sentirnos parte de eso, parte de todo.

 

Sigue leyendo

Los caminos del viento

Ojalá seamos dignos de tu desesperada esperanza.

Ojalá podamos tener el coraje de estar solos y la valentía de arriesgarnos a estar juntos, porque de nada sirve un diente fuera de la boca, ni un dedo fuera de la mano.

Guy_Dessapt2

Ojalá podamos ser desobedientes cada vez que recibimos órdenes que humillan nuestra conciencia o violan nuestro sentido común.

Sigue leyendo

La belleza, la sensualidad y lo estético son el motor de mi vida

El martes empecé a bailar Funky. Y creo que di en el clavo con la disciplina.
Eso de sacar el culo, mover las caderas y los hombros es lo mío. Para mí la sensualidad es todo.

Al principio iba medio tímida, pero ya desde el inicio clavé mis media puntas, mis hombros se movieron sexys, y al final de la clase ya mi cuerpo iba solo. Mis caderas iban y venían (aunque siempre dije que tienen vida propia) y todo lo que era poner el culo en pompa me salía como si lo hiciera todos los días.

Para que algo sea sensual, tiene que tener una gracia natural, cierta belleza. Soy una amante de la belleza y de lo estético.

1016060_542307999164304_1894212189_n

Desde la forma de agarrar algo, el mover la boca y las manos para hablar, las miradas que mezclan picardía con inocencia, todo esto puede resultar terriblemente sensual y estético.

Siempre pensé en lo siguiente: Todos somos seres sexuales, pero pocos seres son sensuales. La sensualidad pasa por otro lado.

Sigue leyendo