Nuevas perspectivas

Cuando vemos las cosas desde otra perspectiva, todo cambia.

523528_10151071292566082_911841973_n

Y de eso se trata la vida, de aprender a observarla desde un punto de vista más agudo, más consciente.

Sigue leyendo

A la soledad la llevo en mi nombre

Sí, me llamo Viviana Soledad; desde chica no me quedó otra que llevarme bien con mi nombre, tuve que aceptarlo.

Ahora que lo pienso, mi nombre tiene cierto equilibrio. Viviana significa pequeña vivaz y Soledad “Aquella que esta sola” o “Aquella que es única”, la que ama tener momentos a solas. Para aprender a vivir, se necesita tiempo con uno mismo.

67634_578303208875003_1981143184_n

Mi mamá, quién me dio la vida, eligió Viviana, mi papá que me ayudó a aceptar y comprender, eligió Soledad. La soledad no excluye la vida, al contrario, llegamos a comprender la vida a través de ella.

¿Qué es la soledad? ¿Quién es solitario? Aquel que ya no necesita ser necesitado, aquel que no busca su significado en el otro, en las respuestas de los demás. ¡No! Aquel al que si le das tu amor, te lo agradecerá pero si no se lo das seguirá siendo tan bueno como siempre.

Sigue leyendo

Loading… En proceso de maduración

Cada uno es el reflejo de lo que hace, lo que siente y de lo que provoca en los demás.

Una vez una amiga me dijo “Babu, vos tenés que empezar a hacerte cargo de lo que generás en los hombres”. La miré con cara de estupor, sólo atiné a decirle “pero si no hago nada” y me quedé pensando en lo que me dijo.

Creo que hace unos años empecé a entender lo que realmente me quiso decir. Capaz que nunca me hice cargo de lo que generé en el otro, hoy siento que ese fue mi gran error en mis contadas relaciones de pareja y en el resto de mis historias.

1381390_479325218831936_1299037186_n

“Sexualmente me enloqueces, sentimentalmente me enamoras”

Lo más probable es que no me hiciera cargo porque eso implica un compromiso que quizás en ese momento no podía tomar ni conmigo ni con el otro. Ser conciente de lo que uno es, hace y genera no es nada fácil, hay que hacer un largo proceso para darse cuenta qué es real y qué no. Hay que verse la cara con el verdadero yo.

Se ve que este proceso lo empecé a hacer una vez que falleció mi mamá. Ahí decidí empezar de cero. A limpiarme, a sanarme, a saber quién soy, etc. Fueron casi 3 años de ir hacia adentro, de descubrirme, de comprenderme, de aceptarme, de encontrarme conmigo misma.

Sigue leyendo