Un billete de ida hasta mi ombligo

Una mañana de otoño
compré un pasaje de tren
sin retorno hacia mi interior
un viaje hacia lo desconocido.

12698721_10153191036386082_7134195489755439432_o

Al empezar el camino de descenso
hacia las profundidades de mi alma
me llevé las manos al vientre
lo acaricié y me miré el ombligo.

Ese vientre que ayer por primera vez
acariciabas con tus manos,
y ese ombligo por el que tu energía
se filtraba para acoplarse a mi ritmo.

En las noches que estuve contigo
me convertí en la dueña del mar
nadando entre las intensas olas
que creaban nuestros cuerpos unidos.

Preguntaste por qué no hicimos esto antes
me pregunto por qué no hacemos esto ahora
vuelan los segundos para las almas
que encontraron su lugar en el mundo.

Te regalo un billete de ida hasta mi ombligo
para que puedas acariciarme
en sueños las veces que quieras
cada vez que me extrañes.

Ambos llevamos el mundo dentro
y caminamos el mismo sendero
este camino interior se convirtió
en mi propia salvación.

Nunca me quise tanto
como desde que apareciste en mi vida
conocerte me hizo emprender
el viaje de regreso hacia mi misma.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s