Corazón rutinario

Dicen que la rutina mata al amor, pero el verdadero amor mata a la rutina.

No es la rutina la que mata el amor, sino la falta de amor la que hace rutinaria la convivencia.

La rutina es una consecuencia de lo que se vive sin apasionamiento; los que aman viven apasionadamente lo repetido y acostumbrado.

"Luego, ella empezó a respirar, y a vivir, y cada momento la llevaba hacia un lugar donde despedirse era difícil de conseguir. Ella estaba enamorada, pero no de alguien o de algo, estaba enamorada de su vida. Y por primera vez, en mucho tiempo, todo la inspiraba." R. M. Drake

“Luego, ella empezó a respirar, y a vivir, y cada momento la llevaba hacia un lugar donde despedirse era difícil de conseguir. Ella estaba enamorada, pero no de alguien o de algo, estaba enamorada de su vida. Y por primera vez, en mucho tiempo, todo la inspiraba.” R. M. Drake

La costumbre y lo repetido no se vencen ni superan cambiando de lugar o de actividad o de pareja, sino cambiando de actitud ante la vida.

El árbol se desnuda en otoño y florece en primavera. Una y otra vez, siempre igual. ¡Siempre la vida! Y la vida nunca es rutinaria.

La rutina no es un resultado del tiempo transcurrido, sino de nuestro modo de vivir y de sentir lo que nos pasa.

Las personas rutinarias se aburren de todo. Los apasionados lo viven todo intensamente. La rutina no está en las cosas, sino en nuestro corazón.

Anuncios

6 pensamientos en “Corazón rutinario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s