Alma mía

Desde que nací estuve muriendo. Crecí dejando de ser incontables veces, tanto es así que arrastro conmigo un cementerio de egos. Uno nace realmente el día que posee ALMA.

Mi misión durante todo este tiempo fue despertar a mi alma y aprender a vivir a través de ella.

En el mundo hay muchas personas, pero pocos seres humanos. Y un ser humano es aquel que vive y trabaja desde y para su espíritu y ayuda a nacer el alma de los demás.

1391984_679066718779373_1050911250_n
Si encontrara un alma como la mía seguramente no haría falta hablar. No haría falta contarle que un nuevo mundo es posible, que hay otra forma de vivir: con claridad, honestidad y apertura. Mi alma ya se instaló en él.

Para nacer tanto en el mundo terrenal como en el espiritual, hay que dejar la comodidad que nos brinda nuestra zona de confort. Seguramente todo lo que conocíamos hasta ahora, empiece a cambiar de significado.

Sigue leyendo