La palabra, ese instrumento capaz de cambiar todo

Las palabras no sólo sirven para formar oraciones y permitir comunicarnos, sino más bien sirven para crear intención.

El poder de la intención que tiene la palabra es infinito.

Para poder formar las oraciones con las que nos vamos a comunicar, primero debemos elegir las palabras que vamos a utilizar, el tono con el que las vamos a decir, el enfoque con el que las vamos a escribir. Y hasta se pueden inventar.

971333_647683611941268_1736659543_n

Si, hay una gran similitud entre las palabras y el malabarismo. Las palabras son el instrumento para generar patrones de estímulo-respuesta dentro de un tiempo y espacio. Cuanto más hábil seas con su uso, más fácil es obtener una respuesta a tiempo. Y por supuesto esto genera patrones de conducta en el ser humano.

La palabra sirve para aliviar, consolar y sanar un dolor o una pena; para comprender, aceptar y enfrentar un problema; para persuadir, hacer entrar en razón y convencer a una persona de que haga o no haga algo; para juzgar, hacer sentir culpa y manipular las acciones de otro.

En fin, pueden servir para transformar o destruir.

Cuando las palabras salen del corazón, uno pone la intención en mejorarse a sí mismo y a los demás. Está contruyendo patrones de palabras positivos. Una persona consciente es capaz de gobernar sus palabras y de este modo se gobierna a si misma y su mundo.

Cuando las palabras salen de la cabeza, la intención está puesta en juzgar y avergonzar, generando culpa y miedo en los demás y en uno mismo. Se están creando patrones negativos de comunicación. Una persona que piensa, pero que no siente lo que pone en palabras, está destruyendo su autenticidad, tratando de manipular sus sentimientos y los sentimientos de los demás.

539099_387239131300446_1811126545_n

Las palabras utilizadas en el momento justo, con el tono preciso, el enfoque correcto, eligidas cuidadosamente para decir lo que realmente se quiere expresar, con la intención adecuada, sintiéndolas con el corazón, procesándolas adecuadamente con la mente para, finalmente, lanzarlas al aire y llevarlas a la acción, pueden generar respuestas mágicas.

El don de la palabra es algo que no todo tienen. Ser excelente con el dominio de la palabra es muy difícil, porque generalmente hacemos el proceso contrario. Recibimos el estímulo, lo pasamos por la cabeza con la reacción del momento y lanzamos la respuesta como una daga.

Es difícil que alguien se tome el tiempo para responder. Generalmente se piensa que si el otro no responde es porque no le interesa o no es lo suficientemente inteligente para responder. Pero en el silencio es donde se gestan las mejores respuestas.

En el silencio tenemos todas las palabras que necesitamos. Allí están disponibles para nosotros las palabras justas. Esas que nos van a aportar mucho más que una reacción, por van a ser procesadas con el alma. Van a calar hondo, profundo, y con esa misma manigtud será nuestra respuesta, profunda, coherente con lo somos y sentimos.

Aunque mantener la palabra es lo más dificultoso de todo. La intención de las mismas puede ser buena pero actuar y sostener lo pronunciado es el trabajo más arduo. Esto requiere compromiso, responsabilidad y sobre todo libertad para seguir eligiéndolo.

999625_592471924142069_1977179498_n

El gran problema que tienen las palabras es que a veces se desconoce su verdadero significado. Por ejemplo, se cree que el vocablo “libertad” significa hacer todo lo que uno quiera. Y esto no es así, la libertad también tiene sus leyes, para ser libre necesitamos ser conscientes de que con lo que vamos a hacer no vamos a lastimar a nadie, ni siquiera a nosotros mismos. La verdadera libertad radica en expresar lo que somos, en escucharnos y respetarnos a nosotros mismos y a los demás.

No hace falta endulzar las palabras, simplemente hace falta decir lo que el otro necesita escuchar. Podemos decir la verdad sin herir la dignidad de la otra persona ni la nuestra. Podemos mentir creando una profunda herida en el otro y en nosotros mismos. Podemos callarnos para evitarnos un dolor que en algún momento va a salir a la luz, y podemos callarnos para encontrar la mejor respuesta.

Cuando somos verdaderamente capaces de escuchar o leer al otro y entender lo que dicen sus palabras, yendo más allá de ellas, estamos en condiciones de percibir los miedos, las dolores, las decepciones y todas aquellas emociones que se encuentran arraigadas en esa persona, permitiéndonos por primera vez ponernos en su lugar, y responder acorde a nuestros sentimientos y los del otro.

unnamed3

Nuestro destino lo decidimos nosotros con el poder de la intención de nuestra palabra. Y el mismo se decide entra la verdad y la mentira, entre el temor y el coraje. La excelencia es nuestro mayor bien.

Cuidemos nuestras palabras, respetemos la palabra. Seamos excelentes y elijamos el camino recto.  El camino recto de la palabra, nos llevará al camino recto de las acciones.  Todo lo que sale del corazón es un camino recto hacia dicha.

El ser humano no puede vivir sin amor; debe amar y ser amado. El amor es el estado más completo de todos los niveles. Cuando alguien te reconoce es una expresión de amor; cuando alguien se comunica contigo es una expresión de amor, cuando alguien te sonríe es una expresión de amor. Pero ¿pueden satisfacerte las expresiones? No, tú quieres experimentar algo. Cuando tienes relaciones físicas, verbales o mentales ¿estás siendo amado? No, esas también son expresiones de amor. Entonces ¿qué es el amor? Cuando sientes y experimentas el desapego propio dentro tuyo y puedes vibrar para alguien. Es entonces cuando estás lleno de amor. Ese es el estado más alto de conciencia individual; todo lo demás se torna bello. Esos sentimientos son tan completos y de tal belleza que no tenemos el vocabulario a nuestro alcance para explicarlos, y nuestra inhabilidad para explicar solo nos dice que esos sentimientos existen como éxtasis; y si puedes explicar éxtasis, entonces no es éxtasis.” (Yogi Bhajan)

 

Anuncios

2 pensamientos en “La palabra, ese instrumento capaz de cambiar todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s