Mi propio Dios en la Tierra

Mis padres me bautizaron, pero cuando mi mamá me mandó a catequesis le dije que eso me aburría y que no quería ir más. Mi mamá, por suerte lo entendió de buena gana y no fui más.

No creo en la religión, pero intento vivir de manera religiosa siendo fiel a mí misma. Esto implica hacerme responsable de lo que digo, hago y siento. Pero si creo en que puede existir ESO que nos da la posibilidad de elegir cómo vivir en la Tierra. Nosotros somos los creadores de nuestra vida y podemos vivirla como queramos.

Oh Dios- Pintura Persa- Farshchian.preview
A veces me pongo a pensar en lo mucho que nos alejaron de nuestra verdadera naturaleza. Viendo como funciona el mundo natural, los animales, las plantas, los planetas, etc., se podría decir que es un lugar de un equilibrio perfecto. Y cuando miro cómo funciona la sociedad veo caos total. Lo hecho por el hombre generalmente está corrupto, mientras que lo natural sigue su ritmo armónico.


El que tenga la posibilidad de creer y entregarse a Dios, lo encontrará en todas las cosas, en todo lo que haga, en cada persona que conozca, en cada posesión material que tenga, en cada animal, y mismo en el aire que respira. Podemos inhalar y exhalar a Dios todos los días sin necesidad de pertenecer a ninguna religión.

Ahí es donde entra la confianza. Uno puede entregarse a la vida, a los demás, a sí mismo, cuando sabe que no tiene nada que perder. Si existe la muerte no debe ser tan mala. Pero nos volvieron temerosos, crecimos bajo el lema de “si hacemos algo mal, Dios nos va a castigar”, en vez de permitirnos arrepentirnos y aceptar nuestros errores.

Lo que hicimos mal es elegir lo bueno como opuesto a lo malo sin saber por experiencia propia qué es lo bueno y qué es lo malo. Es posible que para entenderlo haya que aprender el bien a través del mal. Para conocer verdaderamente algo hay que vivenciarlo, atravesarlo. Sólo así llegará el verdadero arrepentimiento, ya que cuando uno hace algo mal, siempre encuentra la manera de hacerlo bien si aprendió la lección.

El problema es que nos negamos a crecer. Nos negamos a adquirir responsabilidades. Y la vida es un compromiso enorme. De nosotros depende darle prioridad a las cosas importantes. Tenemos la posibilidad de ser libres y hacer las cosas bien o podemos estar presos de la ilusión que nos condena y nos lleva a cometer actos inconscientes. En realidad, quedamos atrapados en nuestra propia mente, esa misma que nos da la libertad.

Una de esas cosas en la que quedamos atrapados es el sexo. El sexo y la religión siempre se vieron como opuestos. Si existe el sexo, el acto que nos da la vida, no puede ser considerado malo. El tema está en la actitud con la que nos dispongamos a adentrarnos en él. Podemos hacerlo de manera que se convierta en un acto trascendente (porqué nacemos de él) o podemos frivolizarlo y utilizarlo como un mero acto placentero para los sentidos.

Se me vino a la cabeza la frase de uno de los considerados Dios en la Tierra, Diego Armando Maradona, “La pelota no se mancha”, y el sexo tampoco. Nos manchamos nosotros. El fútbol es simplemente un maravilloso deporte de equipo, que sirve para unir tanto dentro como fuera de la cancha, pero la corrupción lo convirtió en un negocio. Y lo mismo pasa con el sexo, sirve para unir tanto física como espiritualmente, pero cada vez nos separa y nos aleja más de los otros y de nosotros mismos.

Siempre tuve la rara sensación de no pertenecer a este mundo. Pero, aunque a veces no me guste, por otro lado no hay nada más lindo que vivir. Observar los procesos y como cambian las cosas, observarse a uno mismo y ver si estamos en el lugar que queremos estar, haciendo lo que queremos hacer, sintiendo como nos queremos sentir, pensando lo que queremos pensar. Podemos elegir creer o no creer, ser parte del todo o quedar aislados del mundo. Simplemente por este hecho creo que puede existir Dios.

Por otra parte, la muerte es otra de las razones que hace que crea en su existencia. Otro gran invento, el único que nos permite volver a ser lo que somos, energía pura. La muerte es la esencia de la vida. Sin ella no habría nada que hacer, nada que aprender, nada por lo que vivir. Vivimos para aprender a morir, para liberar la energía del amor al final de nuestras vidas. El que aprende esa lección es aquella persona que muere a cada rato. Y qué lindo es renacer y amar a cada momento.

Si tenemos libre albedrío es porque somos quiénes tenemos que darnos cuenta para qué y cómo actuamos. Y somos los humanos los que generamos nuestro propio sufrimiento. Matar, violar, mentir, robar, ser infiel son acciones que realizamos para sacar provecho de los demás, beneficiándonos nosotros. No hay pecados sin pecadores. El único pecado que existe es la inconsciencia. ¡Seamos conscientes!

Por eso Dios no se convertirá nunca en un hecho científico, y no podrá probarse si existe o no (…) El es irrelevante. Es tu elección la que cuenta. Tanto si Dios es como si no es, no tiene importancia. No vale la pena ni discutirlo. Lo básico, lo importante es que si eliges te vuelves diferente, y si no eliges también te vuelves diferente. ¡Todo depende de ti! Depende de ti el que desees una existencia que sea puro miedo y temblor, pura angustia y muerte, un largo sufrir o bien desees un gozo, una apertura momento a momento hacia un gozo cada vez mayor. De modo que la pregunta no consiste en si Dios existe o no. La pregunta consiste en si tú deseas o no deseas ser transformado y transportado a otra Existencia. Y eso siempre será tu elección.”

Anuncios

6 pensamientos en “Mi propio Dios en la Tierra

  1. En algunas oprtunidades siento una sana envidia por los creyentes, todo tiene una explicación para ellos.
    Al momento entro en razón y me quedo con todas las incertidumbres propias de mi ateísmo.

    Un abrazo.

  2. I want to thanks for the efforts you have made in composing this article. I am hoping the same best post from you in the upcoming as well. In fact your creative writing abilities has inspired me to begin my own blog now. Truly the blogging is spreading its wings rapidly. Your write up is a fine model of it.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s