Una cajita que late

¡Hermosas palabras de alguien a quien quiero mucho y quiero compartirlas porque las siento como propias!

Los espero al costado del camino…

Una mujer mirando al mar

¿Por qué será que llevamos pedacitos de amor a lugares adonde no saben cómo cuidarlos…? Siempre he tenido esa duda al sentirme equivocada en algún viaje de mi corazón.

Caminamos muchas horas con una cajita llena de ternura, sonrisas y palabras bellas, y mientras tanto nos vamos desnudando durante el trayecto. Pero al llegar nos encontramos con una pared construída con cemento y un cartel que dice: “Por aquí sólo pasan cosas que no sacudan demasiado mi alma”.

A la vez no puedo evitar la imágen de una fiesta a la que no fuimos invitados y nosotros quejándonos por no ser recibidos como corresponde… Quizás ese sea el secreto. Detectar las señales claras de que alguien nos está esperando mirando a través de su ventana. Y una ventana al alma pueden ser los ojos. Pero ahí también existen cientos de palabras que mueren en la espera; cientos de pactos que…

Ver la entrada original 70 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s