La princesa que vino de otro planeta

Ayer nació mi sobrina Olivia. Y lo único que se me ocurrió fue escribirle este cuento:

Desde que la enfermera se la entregó a su madre, envuelta en una toalla, ella sabía que no pertenecía a este mundo. En vez de llorar, miraba a su alrededor tratando de encontrar algo que le permitiera recordar el mundo del que vino.

No pudo lograrlo, pero todo le parece absurdamente maravilloso. Le gusta disfrutar de sentir el viento en la cara, la sensación del agua cayendo sobre su cuerpo mientras se ducha, ver como cambia la naturaleza durante las estaciones del año, acariciar a los animales y observarlos, jugar y aprender de los niños, escuchar a los ancianos, el contacto de sus manos con otras manos, la suavidad de otros labios pegados a los suyos, la suavidad de otra piel rozando la suya, los diversos paisajes y sabores, oler el perfume que desprenden las flores, tumbarse al sol, el sonido de la lluvia y de la música, etc.

"Ella está loca pero es mágica. No hay mentira en su fuego"

“Ella está loca pero es mágica. No hay mentira en su fuego”

Pero no entiende porqué ya no es invisible y no puede volar, las emociones y los sentimientos se le van de las manos, desconoce las habilidades de su cuerpo, no comprende muy bien cómo funciona el mundo y qué vino a hacer aquí.

La princesa sabe que hay de tres cosas que no va a morir: la primera es de amor, la segunda de soledad y la última de miedo. Sus sentimientos son muy profundos y puros, ella cree ciegamente en el amor, el perdón, la compasión, la sinceridad, el coraje, pero muchas veces duda, le cuesta aceptar que está en la Tierra, se vuelve insegura de sus capacidades, aciertos, se pierde, se enreda y le cuesta volver. Pero vuelve, siempre está en la búsqueda. Ella sabe algo y quiere encontrarlo.

No se detiene, siempre sigue adelante. Espera cuando tiene que hacerlo y se marcha cuando siente que ya no puede hacer nada más. Piensa lo que hace, hace lo que dice, dice lo que siente y siente lo que hace y piensa. Para ella es muy importante que en sus decisiones se refleje el respeto por ella misma y también por los demás.

Su sensibilidad es extrema, es por eso que también le gusta pasar tiempo sola. La mezcla de energías la satura. Necesita espacio para vaciarse, limpiarse, oxigenarse y sanarse. Le gusta relacionarse, no hay nada en esta vida que no conlleve relación. Sea con quien sea, animales, personas, plantas, a todos les presta la misma atención y les da el mismo trato. Para ella todo lo que tenga vida merece su respeto y dedicación.

Su corazón está abierto para todo aquel que quiera acercarse. Muchas veces se siente desperdiciada, que nadie sabe bien qué hacer con ella, mientras que lo único que quiere es que traten de hacer las cosas bien. Una cosa bien hecha permite crecer y entregar lo mejor de uno. Ella espera por un amor de verdad, pero sabe que si no llega es porque no lo necesita.

Ama a corazón abierto, aunque quizás sea comprar un pasaje al dolor, ama sin salida, sin remedio, sin medida ¡Sí, ella es así: loca, salvaje, una aliada de la vida!

Un día, finalmente, la princesa descubrió que su misión no era otra que aprender a vivir y ser como la Tierra, en una palabra, ser ella misma.

Hoy hablé con mi hermano Pablo, el papá de la bella Olivia y creo que nunca sentí a una persona en un estado de amor tan puro. Me dijo: “No puedo parar de amarla”. Además de ponerme a llorar, le contesté: ¡Qué lindo ese sentimiento! Y me contestó: “A vos también te amo”.

En ese momento todo lo que me podía doler se sanó. Ya no encontré ninguna razón para dejar de amar.

En la vida, sólo creo en las recompensas por la virtud (según el talento que uno tenga) y en los castigos por no cumplir con tus obligaciones, que sin duda se pagan caros.

Cosas de las cuales preocuparse:
Preocúpate por el coraje.
Preocúpate por la limpieza
Preocúpate por la eficiencia
Preocúpate por la equitación.

Cosas de las cuales no preocuparte:
No te preocupes por la opinión general
No te preocupes por las muñecas
No te preocupes por el pasado
No te preocupes por el futuro
No te preocupes por el crecimiento
No te preocupes si alguien te saca ventaja
No te preocupes por la victoria
No te preocupes por la derrota excepto que se deba a tu culpa
No te preocupes por los mosquitos
No te preocupes por las moscas
No te preocupes por los insectos en general
No te preocupes por tus padres
No te preocupes por los hombres
No te preocupes por las decepciones
No te preocupes por los placeres
No te preocupes por las satisfacciones.

Cosas en las cuales pensar:
¿Qué es lo que realmente estoy buscando?
Cuán bueno soy realmente en relación con mis contemporáneos en cuanto a:
El estudio.
¿De verdad entiendo a la gente y soy capaz de llevarme bien con ella?
¿Estoy intentando realmente hacer de mi cuerpo un instrumento útil o lo estoy ignorando?

Si tienes algo que decir, algo que sientes que nadie ha dicho antes, tienes que sentirlo tan desesperadamente que encontrarás alguna manera de decirlo que no haya sido hallada por nadie antes, para que lo que dices y cómo lo dices se mezclen como una sola materia – tan indisolublemente como si lo hubieses concebido todo junto.

Nada que valga la pena es fácil”

Frances Scott Fitzgerald

17 pensamientos en “La princesa que vino de otro planeta

      • “Ama a corazón abierto, aunque quizás sea comprar un pasaje al dolor, ama sin salida, sin remedio, sin medida ¡Sí, ella es así: loca, salvaje, una aliada de la vida!”Esta princesita anda desparramando amor por todas partes!!! hasta sus gotitas llegan aquí donde nos caemos del mapa!!!
        Tan hermoso tu cuento que nos crecen alas!!!

    • 🙂 Gracias amigo, se te extrañaba. Hace tiempo no sé de vos. ¿Qué tal estás? Un super beso tan grande para llenar todos los que no te di

      • Espera, espera, los estoy recogiendo todos.
        Estuve una semana con un pequeño “bajón” anímico. Cosas de la vida, ya sabes. Algunas veces la cabeza te puede. Pero nada, aquí estamos.
        El beso mío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s