Buceando en las profundidades

Para descubrir la verdad hay que llegar al fondo de uno mismo. Hay que bucear por ese mar de contradicciones, de constantes polaridades.

Y en ese navegar, en esa búsqueda es cuando nos damos cuenta que estamos completamente equivocados. Que muchas veces creemos cosas o tenemos cosas en la cabeza que no son nuestras y lo peor es que en ellas se nos va la vida.

Tal vez estas vacaciones me vinieron muy bien para cerrar ciertos temas que tenía que resolver. Por fin puedo aceptar y reconocer que todos mis conceptos sobre el amor fueron derrumbados de un soplido. Y más que tristeza, esto me da alegría.

Imagen

Porque sé que no sé nada, y creo que tampoco hay que saberlo. Más bien hay cosas que hay que experimentarlas, descubrirlas sin suponer, sin tener ideas al respecto. Es duro reconocer que uno vivió equivocado. Pero todo este tiempo que estuve sola me sirvió para ir cambiando todas estas hipótesis erradas.

Hoy pienso que tener pareja no es sinónimo de amar y de que te amen. Que en la pareja sirve el vale todo, pero cuando se ama ya deja de valer todo para que valga la pena el amor. Que en una pareja se puede ser infiel y creer que estás con la persona perfecta, pero que la fidelidad es mucho más que amor, es algo más profundo, serio e importante que no acostarse con nadie más.

También creo que encontrarse con otro es mucho más hermoso y difícil que estar con alguien porque sí. Y en ese encuentro, te encontrás con vos mismo. Ves que podés aceptar las contradicciones y las sombras del otro, porque vos podés aceptar las tuyas.

Para que algo sea real y verdadero, hay que descubrirse y descubrir al otro. Sin juzgar, sin suponer, dándose por entero, diciendo abiertamente lo que uno quiere y cómo lo quiere, porque sino jamás nos vamos a encontrar.

Creo también que hay que verse la cara con todo lo que creíamos y ya no nos sirve. Hay que reconocer que perdimos el tiempo, que muchas veces apostamos por cosas que no nos dieron lo que esperábamos. Pero principalmente hay que aceptar que los sentimientos cambian, que las cosas que creíamos para siempre ya no nos llenan, que tenemos que buscar un nuevo enfoque, algo que nos permita reafirmar lo que hoy queremos para nosotros.

Cuando podemos ver nuestro pasado sin que sea doloroso, sino algo necesario para estar donde estamos, creo que ese es el punto de inflexión de cualquier vida. Lo mejor es dejarlo ir, perdonar y darle espacio a lo desconocido, a lo nuevo, a eso que está lleno de incertidumbre y ver hacia donde nos conduce.

Hoy me doy cuenta que ya no quiero suponer, sino que quiero vivir. Necesito descubrir que hay en mí, quiero encontrarme y verme en otro. Quiero reconocer mis miedos en otra persona que sea tan vulnerable como yo.

Y si, claro que sí, estoy llena de miedos y quiero perderlos. O al menos reconocerlos y aceptarlos. Tengo miedo a perder la libertad, a depender de otro, a que otro dependa de mí, a engañar y que me engañen, a que no sepan amarme y no saber amar.

Creo que son los miedos básicos que tenemos todos y tenemos que hacernos cargos de nuestras sombras. Tenemos que ponerle luz a la oscuridad. Lo que es, es y se nota.

El otro día una amiga me dijo que cuando está hablando conmigo, a veces se nota que dejo de estar, que está mi cuerpo pero que yo me voy. Y que incluso le respondo y le contesto sin dejar de prestarle atención, pero que yo estoy en otro lugar.

Y creo que es así, a veces me tengo que separar… a veces tengo que irme. Siento que ser torpe y despistada es volver a mi estado humano, a recordar que tengo un cuerpo y que no sé como se usa.

Son mis pequeños escapes, irme del mundo significa mi descanso o quizás mi conexión con algo más, con lo que realmente soy.

Como decía Krishnamurti: “El amor conlleva su propia disciplina”. Es evidente, al menos en sujetos normales, que a más amor menos defensa. La lealtad florece por sí sola si la tierra está abonada. Es mejor confiar en uno mismo que en el amor.

Los que quieren ser fieles de corazón, mezclan amor, convicción y compromiso en proporciones alarmantes, pero sin alimentar
quimeras. Son realistas de línea dura y blandengues de corazón: una combinación digna de respetar y deliciosa de practicar.

Mientras tanto, la otra mitad del mundo ejecuta el complejo ritual de fingir y engañar sin ser vistos. El ceremonial de los que ya no soportan el tedio y deciden jugar con fuego. Algunos logran su cometido, muchos otros se queman.

Anuncios

11 pensamientos en “Buceando en las profundidades

  1. A veces necesitamos el espacio para encontrarnos con uno mismo, con ésa persona que creemos que ha perecido en nuestro interior. Los miedos y las vicisitudes que se presentarán son muchas, anticiparnos y entrever de que o cuál forma podemos combatir antes ellas es muy infausto y doloroso. El tiempo que se vive sufriendo se malgasta en valiosos recuerdos.placenteros. El amor es parte del cauce rojo vivaz que pulula en el torrente sanguíneo de nosotros.

    ¡Saludos!

  2. Cuanta razón en tus palabras… lástima que a veces vemos los errores muy tarde… y luego sentimos que hemos perdido el tiempo dando cosas a personas que no se lo merecían.

  3. La vida… Ains… Esa obra de teatro en la que nos vemos representados y de la que somos protagonistas, nos empeñamos en ensayar y ensayar, dejando pasar las oportunidades, dejando pasar el día de salir y representar la obra en directo… y cuando queremos hacerlo es ya demasiado tarde…

    Sólo tenemos una vida y a veces nos olvidamos de vivirla y vivirla bien…

    Buenos días, buena vida y buenos besos…!

  4. No vale la pena darle muchas vueltas a estas cosas. Nuestras vidas serán lo que tienen que ser, ni más, ni menos. No te angusties; te encuentro un poco agobiada, pero cuando intentamos hablar con nuestro interior, hay que saber distinguir muy bien lo que nos quiere decir. Porque, ¡ojo!, nuestro interior no siempre tiene la razón.
    Tú sigue tu camino, la senda está marcada, y , a la salida del cualquier recodo, te reirás con ganas.
    ¡ánimo y fuerza!
    Un besote,
    Jesús

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s